Avisar de contenido inadecuado

Violeta blanca ( la bella Cenicienta)

VIOLETA BLANCA O LA BELLA CENICIENTA  INTRODUCCIÓNLas fábulas se han ido transmitiendo de padres a hijos por medio de la comunicación oral. Con la modernidad de los tiempos que se hace por la escritura y otros medios audiovisuales.El espíritu de los cuentos pasa por tres etapas: creación del problema o aparición de éste; la angustia, el temor, los miedos, la desesperanza y finalmente, la resolución del problema la liberación de éste, el final feliz o bien un final nada feliz pero, sin agobios ni temores, porqué el problema o situación se acaba. Se vuelve a la normalidad.“Las primeras versiones de la historia se originaron en China alrededor de año 860. La versión más conocida es la escrita por el autor francés Chales Perrault en 1697, basado en un común cuento popular registrado anteriormente por Giambattista Brasile como “La Gatta Cennerentola ( La  gata cenicienta) en 1634” pero, la versión más estándar es la de Walt Disney Pictures.”  (referencia: www.wikipedia.org ) Este cuento de  La bella Cenicienta, es un cuento reescrito, basado en los datos de los antecesores: Grimm, Perrault, Giambattista, etc. Respetando la trama y parte del argumento, pensado para la representación de danza.Se introduce en el cuento los nombres de los personajes relacionados con flores y su significado  o lenguajes florales, dando  a los personajes el carácter por el significado de las flores, los colores, etc.Se evitan los actos violentos, porque en si el comportamiento de los personajes ya es violento en sí.  El cuento, las partes del problema o tragedia. a) La creación  del problema  viene de la situación desesperada de Cenicienta al quedarse huérfana. B)  La situación. Cenicienta, queda fuera de su verdadero rol. Privado por la madrastra y sus hermanastras, que se dedican a malgastar la fortuna del padre de Cenicienta y a ella, la relegan al de  fregona de cocina. Desnudándola de sus pertenencias, el afecto y su fortuna, para acabar siendo menospreciada, por la envidia y los malos sentimientos de las  arpías hermanastras y de la pérfida madrastra. (Hoy conocido como mowing, y otras cosas)  C) La liberación se hace realidad, no exenta de problemas. Pero, la bondad de las personas sobresale por encima de las maldades del entorno y de los que procuran el mantenimiento del mismo problema, por ello, se ve compensada su bondad por la bondad del (príncipe) el joven conde. Finalmente, la madrastra y hermanastras cambian el rol, y friegan la cocina, avivan el fuego y tienen que trabajar después de haber malgastado la fortuna de Cenicienta. Cenicienta se olvidó de sus hermanastras y madrastra, y no las invito nunca jamás a los bailes de palacio. Fue feliz con el conde. Y las arpías hermanastras  al no presentar arrepentimiento fregaron el suelo el resto de sus vidas.Nota: en este cuento  el personaje no es un príncipe. (Es irreal un príncipe y es irreal un conde, pero el símbolo de ambos va bien al cuento cuyo significado es soñar sin ver la realidad)  EL CUENTO:         VIOLETA BLANCA O LA BELLA CENICIENTA (VOZ EN OFF)  INTRODUCCIÓNHabía una vez un país próspero, donde vivía una familia noble, hacendada y rica. Tenían una hija única, de extrema belleza, que gozaba de todos los beneficios de la salud, la riqueza y  la bondad.La madre de Cenicienta, llamada Rosa de Alejandría  enfermó. La enfermedad terminó rápidamente con su vida, los médicos de la época nada pudieron hacer  más que rezar. Así, el esposo llamado Adonis, (conocido por sus recuerdos dolorosos) vestido de negro, depositó tulipanes negros en la tumba y los acompañó de orquídeas y jacintos.  Cenicienta, que la llamaron Violeta Blanca (por su candor y modestia revestida de inocencia) llevaba cintas negras y verde esmeralda en el pelo, tul negro en la  cara, cintura y los puños cuando acompañó a su padre en el sepelio.Pasaron pocos años, y (cenicienta) Violeta Blanca creció y lo hizo también como persona. Una mujercita muy hermosa aún más que de niña. Su padre, ya dejó el luto y vestía de verde  esmeralda (verde esperanza: entre la esperanza y la muerte) y avellano, (color de la reconciliación). Realizó un  viaje con su hija a una comarca lejana, donde conoció a una dama viuda con dos hijas, un poco mayores que su hija pero no eran en nada bellas y su rol de hacendadas sin padre, las había hecho holgazanas, pedantes y orgullosas.  Violeta Blanca (Cenicienta) al conocerlas no le hizo ninguna gracia. Eran incompatibles  y hurañas con ella, pero nada dijo a su padre para no contradecirle ni enojarle. Aunque, no estaba de acuerdo  con su decisión, de que otra mujer “usurpase” el  lugar de su madre.La madrastra, se llamaba Ortiga (la planta y flor de la crueldad) y sus dos hijas, la mayor la llamaban Aquila (significado de tiranía) y la menor  Absintia (por su conocida amargura y envidia). Claro está que el contraste con Violeta Blanca era abismal.ACTO  Un día Adonis, se dispuso a ir a la feria del lugar, pregunto a las dos hijastras:-  ¿que deseáis  que os traiga? -  Ellas sin pensárselo mucho indicaron:- Lindos vestidos para las dos, y joyas también para las dos.- ¿Y a ti Violeta Blanca?  - Tráeme papá, cintas de colores para el pelo y la cintura, y un nogal crecido para plantar cerca de la casa a la vera  del riachuelo, y una paloma blanca.Adonis, compró los ricos vestidos y resplandecientes joyas para las mayores; el árbol de nogal y la paloma, que llevaba en una jaula de hilo de plata.Seguro que todas estarán contentas, dijo para sí. Para su nueva esposa le trajo una capa negra con armiños ribeteada. (En los cuentos de  entonces todo era talla única).Al llegar todas le esperaban. Las hermanastras Aquila y Absintia se acercaron a las alforjas de los caballos para ver los regalos y Violeta Blanca ayudó a bajar del caballo a su padre y le besó dándole un fuerte abrazo. Las hermanastras, hicieron muecas al ver a Violeta, y la esposa Ortiga se acercó a Adonis su compañero( no se habían casado todavía) dándole las gracias.Las dos mayores, quedaron encantadas con sus lujosos regalos y muy pronto empezaron a pavonearse delante el espejo de metal pulido, acicalándose y adornándose, con la presunción de los pavos reales, con sus defectos y vicios, vanidosas, egoístas y arpías.Violeta Blanca, estuvo contenta con sus cintas de colores y de cintura, con su paloma blanca y el árbol de nogal joven, que enseguida plantó cerca del arroyo. Todos los días lo regaba con esmero y amor, y el árbol creció desproporcionalmente  (para ser un nogal) haciéndose grande como si fuera mágico. Ordenó algunas ramas y dejó su jaula bajo su protección con un tejado trenzado de ramas verdes y flexibles. La paloma pronto tuvo su casa.CUADRO II (Del  Acto Iº)Un día vino al nogal una paloma, revoloteó entre las ramas y se posó en el hombro de Violeta Blanca. Esta, le susurró y la paloma acabó haciendo pareja con la otra en el nogal. Cenicienta se encariñó con ella.  Ahora tenía dos palomas, sus mejores amigas.  Les procuraba comida, migas de pan y otros, y las palomas le cantaban a coro: “ cucurru-cu, mágico nogal, cucurru”Adonis viajaba mucho, haciendo inversiones para la hacienda. Pero llegó un terrible día que tuvo un accidente y su coche de caballos se despeñó muriendo todos, él y los sirvientes.La noticia conmovió a la comarca y el condado. La familia de Adonis entristecida por el momento que tenían que vivir y Violeta Blanca desesperada languidecía de dolor. Qué gran conmoción había en todas las casas al saber la muerte de Adonis.Malos vientos llegaron tras la muerte de  Adonis a Violeta Blanca. La madrasta Ortiga, y sus hijas Aquila y Absintia, dejaron de ser amables y se convirtieron en pocos días en unas arpías insoportables.Violeta Blanca, sentía “el mowing” que le hacían Ortiga, Aquila y Absintia.  Las hermanastras sentían un verdadero desprecio y odio porque eran feas como sus vicios, holgazanas, egoístas, y además veían que la belleza de Violeta Blanca las opacaba y esto ya las disgustó mucho desde el primer día. Por ello, decidieron acabar con ella haciéndole sufrir una injusta opresión y le  privaron de su verdadero estatus dentro de la familia (puesto que ella era rica por su padre) forzándola a hacer una vida doméstica y de servidumbre rebajando su condición social y humana. La despojaron de sus ricos vestidos y la vistieron con harapos. Le negaron la cama y la hicieron que durmiera en la cocina cerca del hogar para estar caliente, sin mantas ni colchón.Pasaron los meses y Violeta Blanca dejó de tener la belleza natural, su pelo lleno de cenizas,  su piel cubierta del polvo de la chimenea y hollín y la grasa de la cocina parecía un triste paño sucio de cocina. Resignada a su suerte, llamaba en sueños a sus padres pidiéndoles consejo, sollozaba y se quedaba rendida al lado del hogar cerca de la lumbre.Una mañana, entró por la ventana una de las palomas blancas, de Violeta Blanca, quien le susurró al oído ( VOZ EN OFF) que, por orden del Rey  se daría una gran fiesta en el castillo del Conde, el más poderoso del territorio, para casar a su hijo mayor el joven conde, por ello, darán un gran baile en el castillo e invitarán a todas las doncellas casaderas del territorio, para que pudiera el joven conde escoger la más virtuosa y bonita con o sin linaje. ( era un conde progre, que no  practicaba el derecho  a pernada).A Violeta Blanca se le iluminó la cara, pero al mismo tiempo se puso triste. Aquila y Absintia, le habían robado sus ricos vestidos, no tenía nada que ponerse, así le susurró tristemente a la paloma blanca, quién después de escucharla se fue al nogal.Llegan las invitaciones a todas las casas y un pregonero da la gran noticia en la plaza.  ¡Qué conmoción había en las casas donde había doncellas casaderas! Todas las jóvenes estaban inquietas esperando el día primero. Las más inquietas eran Absintia y Aquila, y menos Ortiga, que ayudaba a vestir a sus hijas.(Voz en off) Violeta Blanca, se dirigió a su madrasta Ortiga a quién le pidió le devolviera los vestidos ricos que le compró su padre para poder ir a la fiesta del conde.Ortiga, haciendo uso de sus arpías formas y sentimientos malvados, se lo negó. Le recordó que:-Te recuerdo que en esta casa, solo hay dos hijas y una pordiosera. -Que te olvides de todo, de tu padre, de los vestidos y que vuelve a la cocina para preparar la cena para cuando volvamos de palacio, no sea que nos den baile y no nos den de comer.-Pero, es injusto yo soy la heredera de mi padre, soy menor de edad claro, pero no soy pobre. Por favor devolverme mis vestidos al menos me distraeré un poco en el baile.- ¡No!  Ya sabes que no te llamas Violeta Blanca, más bien violeta negra, ja, ja, ja, por tus pelos de ceniza y cara de hollín. Sabes te llamaré desde hoy Cenicienta, ja, ja, ja, es lo más acertado.Violeta Blanca, se fue a la cocina y lloró amargamente. Por la ventana entra la paloma blanca, esta le dice   - ¿porqué lloras? (Voz en off)-No puedo ir al baile. Ortiga, me ha insultado y me niega los vestidos, y me impide asistir al baile. ¿Qué puedo hacer?- ¡Debo hablar de esto con la otra paloma y con el nogal!-¿Con el nogal?  -Sí, sí con el nogal. Ahora vuelvo.(Voz en off)  Al poco tiempo vuelve y entra por la ventana, con dos nueces, una a cada garra.Le dice:  -cuando se hayan ido las arpías al baile, coge las nueces acércate al arroyo al lado del nogal y deja el mandil en la cocina.Se fueron las arpías (su familia), y Violeta Blanca se dirigió bajo el nogal. La paloma le dice: -  - lávate la cara y las manos, también el pelo en el arroyo y no te preocupes.Volvió a verse de nuevo la hermosura de Violeta Blanca, así se sentía limpia, contenta y hermosa.  La luna iluminaba el  nogal, sus ramas eran plateadas y la paloma convertida en hada buena indicó al nogal:  -saca un bello vestido plateado para Violeta Blanca. Y sus ramas bajaron como extendiendo sus brazos ofreciéndole un vestido de fantasía bordado de plata, un tul bordado blanco y unos zapatos de  plata cuál cristal.  Las nueces se convirtieron en una carroza, y la otra paloma se convirtió en una pura sangre de color blanco, quien llevaría a Violeta Blanca al baile del conde.-Debes saber no obstante, que vas a deslumbrar a todos. Pero, al sonar las campanas de las doce, debes abandonar y estar fuera del palacio, y venir en la carroza debajo del nogal. Si no lo hicieres así, quedarías vestida de harapos como en la cocina y la carroza de volverían nueces y el corcel blanco en paloma blanca. (Como también era mágica  la paloma no hacía falta cochero)- ¡Así lo haré!ACTO IIºLa carroza entra por la puerta del castillo y se dirige al salón noble de recepciones donde se hacía  el baile.  Todo había empezado ya. La riqueza, las luces y el olor a cera hacían el entorno radiante. Las jóvenes de las aldeas ataviadas para fiesta (los vestidos los pagaba el conde para evitar ventajas) parecían princesas, hermosas, como nacidas en cuna noble. Al entrar, nadie reconoce a Violeta Blanca. Ortiga, Absintia y Aquila tampoco. Pero no pasa desapercibida para nadie, claro está, es la más bella de la fiesta.Tan pronto el hijo del conde se dio cuenta, dejó a sus invitados allí plantados y se dirigió a Violeta Blanca. No tuvo más ojos para nadie más, desde que la vió. La tomó de la mano y no se separó de su lado durante todo el baile, impidiendo a todos que bailasen con ella, diciéndoles: -Lo siento esta pequeña y hermosa bailarina tiene ya todos los bailes  comprometidos. (Los jóvenes y otros nobles, subordinados no le llevaron la contraria, por sentido común) Pasaron las horas y entre presentaciones (en abstracto) y descanso de los pies, se hizo las doce menos cuarto en el reloj del campanario del castillo y su carrillón tocaba dando la hora.Tañen  las campanadas de los cuartos de hora, (eran relojes suizos de cucú, con figuras mecánicas),  hizo por deslizarse entre cortinajes y bajó la escalera hasta la carroza, que partió velozmente hasta salir del castillo.El joven conde, al darse cuenta de que no estaba a su lado, se inquietó y se dirigió a la salida del salón, allí consultó al servidor de la puerta, ataviado con su traje de gala y su bastón de señalar  quien entraba en palacio, quien le dijo: -la bella dama de plata ha salido corriendo como el viento,  ha subido a  la carroza y ha desaparecido.-¿Ha indicado alguna seña, algo…? - No, excelencia, nada ha dicho. - ¡Ah, sí!  Ha dicho hasta mañana.El joven conde se tranquiliza y esperará ansioso el día siguiente.La carroza llega bajo el nogal. Se convierte en dos nueces que guarda en su bolsillo. El traje se volatiliza y la paloma blanca vuelve al nogal, junto a la otra paloma que es el hada buena. Gracias amigos. Soy muy feliz. Hasta mañana.Y se acuesta al lado de la chimenea, arropado con sus harapos y el calor del leño que calienta la comida.CUADRO IIºCuando llegaron la madrastra y sus hermanastras, todavía estaba despierta y pudo escucharla mientras decían:-¿Quién sería aquella pequeña belleza misteriosa – dijo la madrasta- y porqué desapareció tan de repente?-Nadie lo sabe – dijo la mayor de sus hijas - Yo, por mi parte, me alegro de que se fuera -¿Quién iba a tener la menor oportunidad si llega a quedarse?-Estoy de acuerdo contigo - dijo la otra- Pero, de todos modos me gustaría saber de dónde vino aunque su cara no me parece desconocida. ACTO  IIIºLa segunda noche.Al día siguiente todo sucedió otra vez de la misma manera. La madrastra y su hijas, se emperifollaron y le pidieron a Violeta Blanca que les hiciera los rizos del pelo con los artilugios calientes para que quedasen bien rizados, le pidieron que le atase los cordones porque no se podían agachar al haberse apretado el corsé para parecer más esbelta, parecida a la belleza de la noche anterior. Así, madre e hijas se fueron al baile, y a ver, qué sucedería aquella noche.De nuevo, Violeta Blanca y sus amigos, se ponían en marcha, sacó del bolsillo las dos nueces, el nogal le bajó de sus ramas un precioso vestido blanco y rosa adornado de oro los ribetes, y unos zapatos de oro adornados con una hebilla también de oro. Apareció la carroza y el corcel blanco, que hicieron el camino hasta la entrada del salón de baile.El servidor, anunció esta vez a la bella pequeña dama, la bailarina, diciendo:-Ha llegado la fugaz bailarina predilecta del conde.  -Excelencia la bella pequeña dama.Salió enseguida el joven conde, quien tomó otra vez de la mano a Violeta Blanca, apartó a los invitados diciendo: - Lo siento, tiene todos los bailes comprometidos.Estuvieron hablando y bailando, sus pies pequeños volaban, su sonrisa embellecía el salón y las jóvenes doncellas se entristecían al ver que sus posibilidades desaparecían. Las caras estaban como decirlo… a media sonrisa. Los jóvenes nobles y familia burgalesas, estaban admirados, sentían envidia del joven conde.Mientras, el joven conde preguntaba a Violeta Blanca:  -de dónde sois bella bailarina, que tan bien ataviada vienes con gusto de reyes, y modales finos y cultos  -¿de qué principado, condado o marquesado venís?-Conformaros de momento con los bailes, mi sonrisa y el calor de mi mano. - Os diré  que soy de vuestro condado, educada en familia noble y hacendada.-Pero… decidme algo más, ardo impaciente por saber, deseo saber tanto… deseo me lo digáis lo antes posible, antes se acaben los tres días de baile.Suena el reloj otra vez.  -Debéis disculparme un momento, (dice Violeta Blanca) enseguida estaré con vos, sólo es un instante.Enseguida vuelvo.Y sale corriendo como el día anterior.  Sin que la vean. Sólo el servidor de la puerta sabe que  se ha ido.  La carroza, velozmente abandona el  recinto noble y el baile.Al darse cuenta el joven conde, corre hacia el salón y tras él hacia la puerta de salida del baile, pero no la ve.El servidor le vuelve a decir lo mismo que el día anterior.Mandó a sus otros servidores que al día siguiente le tuvieran preparado el caballo más veloz, lo más cercano a la puerta del salón, con un criado aguantándolo.   ACTO  IVºLa tercera noche.Todos los invitados están expectantes de ver como se termina la tercera noche y a quién escogerá el joven conde. ¿Qué sucederá con la pequeña belleza bailarina de las otras dos noches, que se hacía voladiza antes de dar la medianoche?  (En aquellos tiempos, las calles no estaban iluminadas, iban a dormir cuando se iba la luz solar, y no había serenos por las calles, por eso que los bailes de medianoche es una fantasía, simbólica de la noche y el día, la luz y las tinieblas y la magia de la noche para lo bueno y lo malo)(VOZ EN OFF)La música y la algarabía, se empezaban a notar en el salón de baile. Parecía que nada hubiera pasado en las noches anteriores. Todos esperaban el tercer día y el resultado. Saber quién sería la agraciada y aún más, si aparecería la bella bailarina aquella última noche.Ortiga, Absintia y Aquila, están nerviosas, tanto que se les había desabrochado el corsé y  la cinta de la cintura y aparentaban como diez quilos más en gordura y volumen estaban contrariadas. Ortiga, les ataba las cintas para aparentar algo más de  esbeltez. (Pero ya se sabe donde hay, siempre hay  y queda.)El servidor anuncia la entrada de la última dama. (Claro está, cuando todos están en el baile, ella se viste y toma el carruaje y va rauda y veloz para el baile, por eso llega la última).El joven conde está a la entrada. La toma de la mano y le dice: - hoy no te irás sin mi consentimiento, debo decirte algo importante.-¿Qué es?   - todo a su tiempo-Transcurre el baile y transcurren las horas, y se llega al final del día tercero.El joven conde está dispuesto a decir el nombre de la  dama con la que se esposará. En el momento que suenan los cuartos en el reloj del castillo, y Violeta Blanca, le dice:-Debéis disculparme, pero he de dejaros es importante que lo haga ahora. Y salió corriendo entre los invitados, despistando a servidores, invitados y al mismo joven conde.Este, la ve al final de las escaleras, cuando le dice: -  ! detente, espera!- No puedo- debo irme-  Mientras en la escalera, se le cae el zapatito de baile de plata color cristal. La única cosa o pieza que puede recuperar el joven conde, quién  persigue corriendo tras  Violeta  Blanca para ver si la consigue. Pero, ya subida a la carroza, parte velozmente hasta llegar bajo el nogal para acabar la magia de la noche.El joven conde se acuerda que tiene un corcel preparado y va tras ella velozmente viéndola llegar cerca de la casa, junto al nogal. Pero siendo de noche no puede ver con certeza poco o nada de lo que sucede ni como desaparece la carroza, así Violeta Blanca llega junto a la chimenea  vestida ahora con los harapos de Cenicienta. Se dispone  a dormir junto al hogar.El joven conde reviso el entorno del nogal y no vio ninguna carroza, ni corcel, ni la dama bella. Dio vueltas y más vueltas, y decidió volver al castillo, donde diría a los invitados y a las doncellas que no podía decir a quién escogería hasta dentro de unos días. ACTO  El cuarto día(VOZ EN OFF)El joven conde hace saber a la población que busca una bella dama que perdió su zapatito de plata cuál cristal. Desea saber a quién pertenece y pasará por todas la casas hasta comprobar a qué pié coincide el zapatito de baile igual al que tiene el joven conde.Pasaron por todas las casas, a ninguna joven le iba bien el calzado. El joven conde se desesperaba.Pasaron por casa de la madrastra, las hijas de esta se probaron el zapato y no les iba bien.Se fueron los servidores y dieron parte al joven conde, quién quiso saber a dónde habían ido y si habían pasado por una casa donde hay un gran nogal, y contestaron que sí. Pero, el joven conde quiso ir personalmente.Volvieron a probarse los zapatos y ninguno iba bien. De pronto, aparece la Cenicienta, con un cubo de madera lleno de agua, la cara tiznada, el pelo cenizo.-Y ¿quién es esta joven?   - nadie, es la criada, una holgazana--Pero ¿se ha probado el zapato?  – para qué va ha hacerlo  si es una criada-El joven conde invita a Violeta Blanca a sentarse. Esta accede y le acerca el pié que coincide como un molde con el zapatito.- ¡Albricias!  Exclama el conde, si le va  como un guante. - Dime muchacha ¿quién eres?-Soy la pequeña bella dama del baile, ahora os enseñaré el otro zapato, que no ha desaparecido porque faltaba uno, aquí lo tenéis.-¿Porque te fuiste entonces del baile, si tenía algo importante que decirte?- Porque, es largo de explicar… pero, con tiempo os lo explicaré todo.-Pero, como estás vestida, que clase de trabajo es el tuyo. - ¿Quiénes son tus padres?-Yo soy su madre, y esta sus hermanas- dice la arpía Ortiga.-No, es así joven conde. Es mi madrastra y mis arpías hermanastras. -Yo soy la dueña de la hacienda por herencia de mi padre el marqués Adonis, de esta comarca, y al morir él, se apropiaron de mi casa, me quitaron los vestidos, me hicieron  “mowing” la vida imposible y me privaron de mi rol de joven rica y con hacienda... que está bajo vuestros dominios y territorio.Y explicó la magia de sus amigos, la bondad de sus padres, el bien del cielo y los mágicos poderes de la bondad y de los mágicos seres del nogal.ACTO  VIºEl Joven Conde, hizo público, su noviazgo con  Violeta Blanca, y se casaron a las pocas semanas. (El tiempo de hacer nuevos vestidos, porque la magia era momentánea y benigna porque era magia blanca y dejó de fabricar vestidos “prêt a porter”.)Se casaron y vivieron en el palacio del castillo y tuvieron condesitos mellizos.FINAL Y TRASCENDENCIA DEL CUENTO (La liberación de Violeta Blanca)A su madrastra, y sus hermanastras, dejaron de ser dueñas de la hacienda, se convirtieron en sirvientas de  Violeta Blanca, a quién sirvieron toda su vida. No les consintieron aunque alegaron su antigua condición permiso para tener servidores y tuvieron que hacer todos los trabajos que hacía la Cenicienta, y desde entonces aquella casa la llamarían la casa de las tres cenicientas arpías.El nogal ya no creció más,  pero se engrandecieron sus ramas. Las palomas hicieron grande la familia y centenares de palomas cantaban todas las tardes, y se le conoció como el nogal cantor. El árbol nogal reflejado con la luz de luna llena se reconoció  como un símbolo mágico.Y,  las jóvenes hacendosas  esperaron con  paciencia la ocasión de encontrar a su conde azul, alguna lo encontró porqué en aquellos tiempos habían más condes que príncipes.  Autor: Salvador Barrau Viñas2007- AgostoBIBLIOGRAFIA“El lenguaje de las flores, las frutas, de las piedras y los colores.” D. Florencio Jazmín ( 1870)(Librería “PARIS-VALENCIA.SL.” ISBN 84-8339-007-8http://mas-cuentos.blogpost.comhttp://www.bibliotecasvirtuales.comhttp://www.danzaballet.com http://es.wikipedia.org/wiki/CenicientaRescrito para la Asociación Coppélia de danza. (Silvia Roig)    

Comentarios Violeta blanca ( la bella Cenicienta)

LaughingKissjjhkhkll
Anónimo 14/10/2007 a las 07:00
jujujujujuju Coppélia mola molt Laughing
cho naita 21/11/2007 a las 18:51
,L,,,,,,
Anónimo 30/01/2009 a las 01:36
;-*    Todos van a saber esto:

Cuando Cenicienta era una niña de 10 años, la pasaba bien con su padre. Pero cuando Cenicienta creció un poco (digo entró en la adolencencia a los 13 años) su padre murió y ahí su vida cambió a que sea una sirvienta. Pero cuando tenía más o menos 16 años (como Gah, el modelo noruego en el espisodio de Los padrinos mágicos en: Amor a primera altura) bailó y se casó con el príncipe y vivieron felices por siempre hasta envejecer.

:-)  Este mensaje fue de Gastón.
Gastón Stefanelli Gastón Stefanelli 09/02/2009 a las 22:42
hola jndmiswdfklh dug dugdkjh9p jhegoiufbc jgtloiy  utgekjeythe uegwyetib cjeuhej  dutejgdjbf jdgejruhrhyikdtjwi yynkuhndjjndi dhjdunkyu dhuyd,msjmasjk aj.,k,dk, dj,kikynfujf,djyhhnyhn fhgerjyghgyderf,ehrujewgtltfirulfdhhhhhhhhhhhhhhhhdjurjekujsagdbbxjxujemjsl,agbsyuhndybxbhnd.hcnxhndhhdkjdhjdjmdufvbsgbnhndhhndhhdhtbsnjmjaol,oimwgewqvv bdgbfnhfnnjmfgvvfghjf
lara dirosa lara dirosa 04/03/2009 a las 18:47

Deja tu comentario Violeta blanca ( la bella Cenicienta)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre